EducaciónManizales

«Tenemos algo inédito en la sede Manizales de la Nacional y es la ocupación de los bloques administrativos» Vicerrectora

Diana María Cárdenas Aguirre, vicerrectora de la sede Manizales de la Universidad Nacional presentó el panorama en el que se encuentra la institución y las posibles salidas al problema que se tienen en la institución, debido al nombramiento de un nuevo rector.

«La situación actual de la Universidad Nacional es de anormalidad académica en la que ya completamos dos meses, ocho semanas del calendario académico. Los retos en este momento son tratar de normalizar la actividad académica para poder garantizar el desarrollo normal de los dos periodos académicos del año 2024. Hemos tenido claramente, la prolongación del calendario académico que implica unos costos en el personal docente, lo que en la Universidad Nacional se llaman los docentes ocasionales donde también hacemos docencia, investigación y extensión, pero los docentes ocasionales en este momento, por ejemplo, en estos dos meses de paro, ya implican una ampliación de ese presupuesto solo para ese concepto de 750 millones aproximadamente. Entonces, es muy preocupante saber que nos tocaría ampliar los presupuestos sin haber podido cumplir los objetivos. Adicionalmente, hemos tenido que afectar a terceros que nos prestan servicios, como por ejemplo la compañía que nos presta servicios de aseo. Hemos tenido que recortar algunas de las plazas que están contratadas con ellos».

¿Cómo va a ser el plan estratégico para la recuperación de las instalaciones de la sede?

Mire, el problema que nos tiene en esta situación tiene como dos grandes aristas, una de tipo jurídico y una de tipo político. Jurídicamente las decisiones dependen del Consejo de Estado que se tiene que pronunciar. En lo político lo que nos queda es hablar, dialogar, presentar argumentos, presentar la situación en la que estamos, decirle a la comunidad no sigamos afectando a la universidad, no es la manera de resolver el problema, es un problema que no depende de nosotros. Entonces, la estrategia que tenemos es una estrategia de llamar a la reflexión, de llamar a la calma, de llamar al diálogo, a encontrar soluciones, digamos acuerdos parciales que nos permitan ir construyendo un camino hacia la normalidad de las actividades.

Hay un tema que preocupa, anarquía dentro de la institución, un gobierno como interino, se puede decir, que no permite el ingreso de las personas, sino que tiene que enviar correos. ¿Qué está pasando detalladamente ahí?

Sí, ahí lo que está pasando es algo que para nuestra sede es inédito y es la ocupación de los bloques administrativos como una forma de declaración política, lo han dicho ellos. Y esto está generando todo tipo de impactos, obviamente en la gobernabilidad de la sede, pero también está afectando el trabajo de las personas que tienen sus oficinas en estos edificios, pero también está generando riesgos para las mismas personas que están en la ocupación. Entonces, nuevamente reitero, lo que nos queda, el camino que nos queda es llamar a la calma, los empleados administrativos han hecho un aporte importantísimo ahí, ellos se reunieron en su asamblea, conformaron unas comisiones de diálogo que estamos esperando que empiecen a rendir frutos para poder empezar a abrir caminos e irnos, digamos, orientando hacia la solución de esta situación puntual. Ya resuelta esta situación, yo creo que es más fácil avanzar sobre las situaciones estructurales que sería el retorno a la normalidad académica.

Hablemos de cifras ahora, ¿Cuántos son los estudiantes que se ven afectados y los que están próximos a ingresar?

Los estudiantes, la matrícula total de este semestre en pregrado es de 4.820 estudiantes de pregrado, 588 estudiantes de posgrado. De los 4.820 estudiantes de pregrado, creemos que hay afectados el 90%, ¿por qué no el otro 10%? Porque ellos sí pudieron, son los estudiantes de último semestre que están en sus prácticas, que están en sus trabajos de grado, esas actividades no se frenaron, a esos estudiantes les vamos a poder registrar notas el 7 de junio para que terminen sus carreras o para que cumplan sus requisitos o para que puedan avanzar. Entonces, de ellos queríamos decir entonces que más o menos 4.300 estudiantes están completamente afectados porque no han podido volver a recibir clases. Y en posgrado de los 588, más o menos 300 están completamente afectados, es decir, no han podido seguir avanzando en sus clases.

Hubo otros que lograron avanzar, terminar sus clases, los estudiantes obviamente de maestría y doctorado que están en sus tesis han podido seguir avanzando, pero más o menos 300 estudiantes de posgrado también están afectados en este momento.

BC Noticias

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Esta página utiliza Cookies    Más información
Privacidad