La UCM desarrollará proyecto investigativo en el resguardo de Riosucio

El Núcleo de Memoria y Paz de la UCM, llevó a cabo el encuentro con la comunidad indígena de Cañamomo Lomaprieta en el resguardo embera-chamí asentado en Riosucio (Caldas) el 1 de febrero de 2019, donde se plantearon los cimientos de las líneas de trabajo que se desarrollarán en términos de memoria y transicionalidad (ver fotos).

“Tejiendo Narrativas y Significados del Conflicto Armado, la Memoria y la Transicionalidad en el resguardo Cañamomo Lomaprieta, Riosucio” es el nombre que lleva el proceso investigativo encabezado por Óscar Fernando Martínez Herrera, coordinador del Núcleo, sobre cómo ha vivido el conflicto armado un resguardo indígena que ha estado sometido a episodios de guerra.

El programa busca reconstruir cuáles han sido los impactos directos del conflicto en estas comunidades y cómo las comunidades se han configurado en la transicionalidad de los procesos de paz y sus impactos sociales.

Dentro del resguardo, el programa se desarrolla con una construcción de conversación directa entre pares de la UCM y pares del resguardo, para generar dinámicas de transformación a partir de las necesidades de la comunidad con relación al impacto de la guerra dentro de ellas.

El proyecto desarrolló unas líneas investigativas que abarcan las necesidades de la comunidad en articulación con la reconstrucción de la memoria, propósito que va dirigido a la reconstrucción colectiva del impacto del conflicto en las áreas y sistemas de desarrollo comunitario y cultural:

Líneas prácticas de trabajo

El proyecto desarrolló unas líneas investigativas que abarcan las necesidades de la comunidaden articulación con la reconstrucción de la memoria, propósito que va dirigido a la reconstrucción colectiva del impacto del conflicto en las áreas y sistemas de desarrollo comunitario y cultural:

Línea en Salud: Trata el impacto del conflicto en el tema de la salud, pero además las necesidades propias que tiene la comunidad (Por ejemplo: Rescatar la medicina tradicional como un elemento de construcción de memoria).

Línea de Educación: Se analiza el conflicto en el plano educativo y cómo la UCM, va a aportar a las necesidades y a la construcción colectiva de lo que es la educación en el resguardo.

Línea en Territorio: Radica en el impacto que ha tenido el conflicto en el territorio. Cómo sanearlo en espacios donde hubo afectaciones; cómo se puede empezar cartografiar el territorio para una construcción de la apropiación del sentido del territorio.

Línea en Paz: Reconstruye las experiencias de paz. Reconocerla, visualizarla y evidenciarla. Sobre eso tejer experiencias de paz, articulado con el contexto nacional de los acuerdos de paz y la implementación de los mismos.

Línea en Memoria: Busca empezar a reconstruir la memoria de lo que fue el conflicto armado dentro del resguardo. Se hace el recuento para levantar la historia como un informe para que la comunidad pueda presentarlo ante la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad e instancias de orden similar.

Un trabajo articulado y compartido

La importancia de la labor de investigación y proyección social hace hincapié en las necesidades que tiene la comunidad Cañamomo Lomaprieta y cómo el desarrollo del programa, en las lógicas de interacción, determina el aporte que puede hacerle.

Ha sido una dinámica muy acertada, donde la UCM parte en conocer las necesidades que nosotros tenemos como comunidad, para entrar ellos a articular conocimientos, a darle solución a algunas de ellas”, aseguró Camilo Andrés Largo, sociólogo y miembro del resguardo Cañamomo Lomaprieta.

Sin embargo, Largo realza la importancia del trabajo articulado: “Se trata de retroalimentar conocimientos y darle cumplimiento a unas actividades que se están concertando, que nospermitirán, dentro de nuestra organización, avanzar en distintos procesos que son fundamentales para nosotros”.

Para Camilo Andrés, además, el enlace de trabajo con la UCM es fundamental, porque genera apropiación en muchos temas para cumplir esas necesidades de formación, de apropiar unas líneas de investigación y que permita conservar una estructura y una línea cultural para mantenerse en el tiempo con sus costumbres.

Asimismo, Mariela Guerrero González, coordinadora del Programa de la Mujer, Familia y Juventud del resguardo Cañamomo Lomaprieta, destaca el trabajo desarrollado junto a la Institución: “Es satisfactorio poder contar con el apoyo de la UCM. Es oportuna la atención que nos están prestando porque eso hace que nuestro proceso en el territorio se fortalezca cada día más”.

Por otra parte, la coordinadora también hizo énfasis en el papel de la mujer dentro del proyecto y su realización: “Podemos visibilizar más el trabajo que la mujer ha hecho dentro del territorio, quien siempre ha sido discriminada en muchos factores. Hemos podido ver que con estos procesos que iniciamos las hemos empoderado y ya participan mucho más en toma de decisiones y espacios públicos”.

bcnoticias23

Somos un portal de noticias de Manizales, Caldas, y Colombia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.