Opinión

Primera Infancia: La base de una sociedad afortunada

Por Gabriel Mogollón Rojas – @ManizlesComoVamos

La primera infancia representa los primeros 5 años de vida de los niños y niñas, , una época que tiene grandes efectos en el futuro de cada niño en relación con la salud, el aprendizaje y el bienestar general.

Para el 2021, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) proyectó en Manizales 28.531 niños/as pertenecientes a primera infancia, los cuales correspondían al 6,3% de la población total de la ciudad, de los cuales 14.374 eran niños y 14.157 eran niñas.

Estos 28.531 niños/as se encontraban en un momento muy importante para sus vidas, en donde los estímulos y atención debían ser los mejores, acompañados de la mejor alimentación, para así garantizar un desarrollo íntegro en la primera infancia. Pero es aquí donde nos enfrentamos a muchos factores, tanto familiares o de entorno, que podrían convertir ese bienestar deseado en una tarea complicada de ser alcanzada. Los obstáculos al buen desarrollo de la primera infancia pueden ser más notables en países en vía de desarrollo, en donde ingresos deficientes crean falta de recursos para proveer a los niños de una adecuada satisfacción de necesidades. Muchos niños/as menores de 5 años pueden verse enfrentados a muchos riesgos, mayoritariamente en torno a la pobreza, la desnutrición, el acceso al sistema de salud e inseguridad; factores que se convierten en inconvenientes para el desarrollo cognitivo, motor y socioafectivo. Según Sally Grantham-McGregor, presidenta del Comité Directivo de la revista médica británica The Lancet, en su investigación Child development in developing countries, expresa que un desarrollo deficiente de la primera infancia podrá ocasionar que en el futuro estos niños no tengan un buen desarrollo escolar, tener conflictos en el desarrollo de relaciones personales, provocar índices de fecundidad elevados y no saber cómo desarrollarse junto a sus hijos, creando así un círculo negativo de propagación de conflictos que conseguirían perpetuar la pobreza. Además, garantizar el buen desarrollo de cada niño se encontrará sujeto a que, tanto la madre como el niño, tengan acceso a las condiciones necesarias para su bienestar.

La incidencia de la pobreza monetaria en la primera infancia en Manizales durante el 2021 fue del 37% y la pobreza extrema se ubicó en el 13,2%. Esto quiere decir que, el 37% de la población de la ciudad comprendida entre 0 y 5 años, viven con lo mínimo que les permite suplir sus necesidades y 13,2% ni siquiera logran satisfacer sus necesidades primarias. Por otra parte, el porcentaje de niños y niñas que habitan hogares con hacinamiento mitigable, es decir, cuando hay más de 3 y menos de 5 personas por cuarto en una vivienda, este porcentaje fue de 13%. Y, cuando hablamos de hacinamiento no mitigable, referente a cuando hay más de 5 personas por cuarto en una vivienda, este porcentaje se ubicaba en 1%.

Durante el 2021, la tasa de mortalidad en menores de un año se ubicó en 12,4, en comparación al 9,6 en 2020. Por otra parte, la tasa de mortalidad en menores de 5 años fue de 9,2 en comparativa al 8,2 del 2020. Si llevamos este dato a un análisis de comunas, es la comuna San José quien tuvo la mayor tasa de mortalidad en menores de 5 años, siendo esta de 69,8 por cada 10.000 niños/as; y La Macarena la menor, ubicándose en 0.

Los datos de la Secretaría de Salud de la ciudad indican que, en el año 2021, 381 niños menores de 5 años presentaron desnutrición crónica y 165 revelaron desnutrición aguda (en una valoración de 7106 niños, aunque la población de este grupo de edades es mucho más alta), además que, solo el 71,2% de los niños/as menores de 5 años se encontraban afiliados al Sistema General de Seguridad Social en Salud.

La primera infancia debe contar con el amparo de la sociedad, de los programas desarrollados por los gobiernos, generando soluciones estructurales y convirtiendo ello en una prioridad para el territorio, debido a que, en el largo plazo, será esta la población que contribuirá estratégicamente al progreso integro de la ciudadanía. Es así como podemos hablar de que el desarrollo de la primera infancia es la base de una sociedad estable y prospera, desde allí se trazarán los caminos de la vida de cada ser humano.

BC Noticias

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
error: Content is protected !!
Esta página utiliza Cookies    Más información
Privacidad