Opinión: El desempleo en Manizales

Recientemente se conocieron los resultados de la última encuesta de percepción ciudadana comparada 2016 realizada por la Red de Ciudades Cómo Vamos, en la cual Manizales, en el ranking general de la medición quedó ubicada en el tercer lugar. Este resultado puede considerarse en términos generales positivo si se tiene en cuenta que fueron 11 las ciudades capitales evaluadas, no obstante la evidente la mala calificación en un aspecto tan trascendental en la vida de cualquier persona, como es el caso de la percepción de tan solo el 37% de los encuestados en Manizales que consideran que su situación económica viene mejorando.

Lo anterior tiene una estrecha relación con el permanente y progresivo deterioro de la generación de empleo en la ciudad, representado en una tasa de desempleo cercana al 12,7% entre enero y marzo de este año, lo que en cifras concretas representa cerca de 27 mil personas desempleadas, alrededor de 2 mil más que el año pasado, según la información oficial reportada por el Departamento Nacional de Estadística – DANE.

Si bien es cierto la política de empleo y emprendimiento es un elemento sustancial de la política económica del Estado, y que la creación de puestos de trabajo en las regiones tiene una responsabilidad compartida con el Gobierno Nacional, el municipio de Manizales también debe desplegar esfuerzos en el propósito de palear el desempleo, los cuales hasta ahora han brillado por su ausencia. La generación de empleo en la ciudad debe diversificarse, no solo en los servicios que se ofrecen en la ciudad a través de los famosos call center, o los empleos que se generan de manera estacional por el sector de la construcción o el mismo comercio, sino también en lo posible por intermedio de la promoción de diferentes iniciativas de emprendimiento, a través de una política sería de competitividad y emprendimiento de la que al sol de hoy carece la ciudad.

Esto si se tiene en cuenta que en la Alcaldía del hoy Ministro Jorge Eduardo Rojas no hubo una política pública clara de generación de empleo, competitividad y emprendimiento, y en el gobierno del actual alcalde Octavio Cardona, se ha perdido cerca de un año y medio del periodo que le corresponde a esta administración para formular esta política pública de emprendimiento, competitividad y empleo. Así lo certifica el mismo secretario de Tic y Competitividad del municipio Ricardo Germán Gallo, al manifestar a un medio de comunicación local, que solo hasta el mes de septiembre del año en curso se comenzaría con la socialización de la mencionada de la política pública, la cual se supone vendría a colocarse a consideración y a la posterior aprobación del Concejo de Manizales hasta los meses de octubre y noviembre de este año, en los cuales se celebrará el último periodo de sesiones ordinarias de esta corporación.

El cuestionamiento es entonces, ¿por qué esperar casi seis años de gobierno, cuatro del anterior y dos del actual, para formular e implementar una política pública de competitividad y emprendimiento para Manizales, si es precisamente el desempleo uno de los males que más aqueja a los manizaleños?. La única respuesta que al respecto viene a la cabeza es que hasta hoy no ha habido un compromiso decidido de las autoridades municipales por combatir el desempleo en la ciudad, lo cual a la postre termina por reflejarse en los indicadores que dejan mal ubicada a la ciudad en materia de desempleo y mejoramiento de la condición económica de sus habitantes.

Se requiere que la administración municipal coja al «toro por los cachos» en materia de desempleo y tome decisiones audaces para combatirlo, como es el caso de por ejemplo proponer una ampliación del objeto social de Infi-Manizales, no solo alrededor del financiamiento de proyectos de desarrollo local y regional, hasta hoy seriamente cuestionados por participar con inversiones en proyectos sin retorno financiero y carentes de adecuada planeación, que han llevado al traste con su patrimonio, sino también para que esta entidad, establecimiento público del municipio, haga las veces de apalancador de proyectos de emprendimiento presentados por ciudadanos o empresas, que puedan tener un importante impacto en la economía local, reflejado por ejemplo en la creación de nuevos puestos de trabajo.

Si Infi-Manizales ha participado hasta ahora sin éxito en proyectos y empresas como Aerocafé, la Zona Franca Andina, Procuenca, Transporte Integrado de Manizales – TIM, People Contact, como no pensar en la posibilidad en que este instituto asuma un rol protagónico en la política de emprendimiento de la ciudad, convirtiéndolo en el verdadero motor de promoción y desarrollo que debe ser, esta vez de cara a la reducción del desempleo en la ciudad y el fortalecimiento del emprendimiento.

*La opinión del columnista refleja su pensamiento personal, y no la del medio

 

BC Noticias

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Esta página utiliza Cookies    Más información
Privacidad