Ocupación hospitalaria en Manizales disminuye con la apertura de diez camas para la Unidad de Cuidados Intensivos

“En Manizales estamos generando acciones de monitoreo permanente para verificar el comportamiento de las unidades de cuidados intensivos e intermedios, salas de hospitalización general y unidades de urgencias”, fue el parte entregado por el secretario de Salud Pública ante el incremento en la ocupación de dichas unidades en la capital caldense.

Durante este puente festivo se busca disminuir la movilidad de personas, con el objetivo de atenuar el impacto de los accidentes de tránsito, de lesionados por actos violentos y de cualquier otro comportamiento que represente la ocupación de las unidades de atención en salud de Manizales. Actualmente se evidencia un aumento en el número de contagios y de casos positivos por la COVID-19. Esto representa mayor estrés y carga para el personal que atiende el sistema de urgencias y de cuidados intensivos.

El 8 de enero, en el transcurso de la noche, se superó el 80% de la ocupación de camas UCI, pero gracias a la apertura de 10 camas de Unidades de Cuidados Intensivos en la Clínica Avidanti, se pudo controlar la situación y disminuir el nivel al 77.51%.

Al respecto Carlos Huberto Orozco Téllez, secretario de Salud Pública comentó “Ayer superamos la barrera del 80% de ocupación, pero con la habilitación de estas camas logramos atenuar y disminuir hasta el 77.5% la ocupación general. Esto habla finalmente de que en este momento tenemos que garantizar el autocontrol y el auto cuidado de todas las personas para ir neutralizando el peso que se tiene sobre la ocupación de estas camas.”

Manizales cuenta en total con 249 camas UCI. Cuando inició la pandemia la capital caldense contaba con 117. Si bien se ha realizado una labor importante para habilitar 132 camas UCI durante la emergencia, esto no ha sido suficiente para descongestionar la red hospitalaria.

La emergencia sanitaria significa también un reto importante en la capacidad instalada, los medicamentos necesarios para atender a los pacientes, la fatiga, cansancio y estrés al que está sometido el personal de salud que ha atendido la pandemia en Manizales.

Orozco Téllez se refirió no sólo a la crisis ocasionada por la COVID-19, sino también a otras crisis que la pandemia en sí misma ha traído para el sistema sanitario “simultáneamente tenemos 3 crisis: por la capacidad instalada, es decir el número de camas disponibles, pero a esto se liga la crisis por la dificultad en la adquisición de algunos medicamentos, como los relajantes musculares y los sedantes necesarios para la atención en cuidado crítico, y la tercera crisis, es la ocasionada por el talento humano, un personal sanitario de las unidades de cuidados intensivos y de urgencias que están fatigados, muchos se encuentran en aislamiento porque están diagnosticados con COVID-19 y otros que han fallecido. De tal manera que sobre el talento humano tenemos que mantener una guardia en alto porque las dificultades están incrementando”.

En próximos días se habilitarán siete (7) camas UCI. Cinco (5) de ellas en el Hospital General San Isidro y dos (2) más en la Clínica Avidanti, las cuales fortalecerán la capacidad instalada en Manizales. Al respecto el titular de la cartera de Salud en el municipio, concluyó “para esta apertura se tienen que dar unos pasos de tipo técnico para garantizar el funcionamiento y la operación de este tipo de unidades de atención.”

El monitoreo de la situación en la capital caldense es un trabajo conjunto entre el sistema sanitario, las autoridades municipales, la Dirección Territorial de Salud de Caldas y el Ministerio de Salud y Protección Social. El porcentaje de ocupación con corte al 9 de enero es del 73.09%.

BC Noticias

Somos un medio digital de noticias de Manizales, Caldas, y Colombia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.