Nueva patente de la U. Manizales permitirá al pequeño caficultor reducir el tiempo de secado del café hasta en un 60 %

 La Superintendencia de Industria y Comercio le otorgó a la Universidad de Manizales una nueva patente por la invención del “Sistema y método de monitoreo y control del peso y temperatura para un silo parabólico, autónomo, inteligente que funciona con energía solar y fotovoltaica” diseñado por Diego López Cardona, profesor de la Facultad de Ciencias e Ingeniería de la Institución y que permitirá que el pequeño caficultor que tarda en el proceso de secado diez días, o 14 en época de lluvias, reduzca este tiempo a 4 días.

Esta es la quinta patente de invención que recibe la Universidad de Manizales, la tercera de la Facultad de Ciencias e Ingeniería y la segunda otorgada a López Cardona.

Antes de salir al mercado el café debe pasar por un proceso de secado, los grandes caficultores cuentan con silos industriales para ello, pero el pequeño caficultor realiza esta labor en patios. El tiempo de cosecha es generalmente de invierno, lo que hace que el grano se demore más tiempo en secar. “El grano de café inicia con una humedad promedio de 54 %, en un día soleado puede bajar a un 40 %, pero en la noche por el intercambio de temperatura con el exterior el café reabsorbe humedad del ambiente y puede subir de nuevo llegando incluso a un 48% de humedad, lo que hace demasiado largo el proceso hasta llegar a la humedad esperada de comercialización que es del 10% al 12%, lo que obliga al productor, en muchos casos, a venderlo mojado por la urgencia de recibir el dinero, causando disminución en el ingreso ya que si tiene mucha humedad el valor disminuye”, explicó Diego López.

El sistema patentado está conformado por un patio parabólico (domo), así denominado porque el techo tiene forma de parábola (curvo) útil para que estructuras al aire libre puedan tener un ambiente más protegido de las condiciones climáticas externas, una serie de lámparas que se encienden para aumentar la temperatura cuando esta baja dentro del silo a 20° y que se apagan cuando sube a 35°, un sensor de temperatura que envía la señal a las lámparas para que se apaguen y enciendan permanentemente manteniendo la temperatura requerida, unos paneles solares que alimentan las lámparas con energía fotovoltaica y, un dispositivo controlador de humedad de secado del café -DHS  que fue la primera patente de López Cardona y con la cual el caficultor puede determinar, en tiempo real, la humedad que tiene el grano.

La estructura del domo se hace en guadua y plástico, lo que hace que el sistema sea de bajo costo, además, puede ser construida por el campesino mismo, ahorrando así la inversión correspondiente a la mano de obra, los principales costos corresponden al panel solar y la batería, pero son inversiones a largo plazo ya que un panel solar tiene una vida útil de 20 años aproximadamente y la batería, alrededor de 8. Los silos industriales para el secado del café tienen precios que oscilan entre los 60 y 80 millones de pesos, el sistema patentado puede tener un precio cercano a los dos millones de pesos, dependiendo de la producción de la finca, lo que lo hace mucho más asequible para el pequeño productor de café.   

Los beneficios asociados al sistema son muchos ya que el campesino puede recuperar el dinero de la venta del café que cosechó de forma más rápida, lo va a vender con niveles de humedad óptimos lo cual influye en el valor de la venta, ahorro en energía eléctrica porque el sistema se puede utilizar también para solventar las necesidades de energía de la vivienda y, finalmente, el impacto ambiental ya que la energía eléctrica producida mediante paneles solares fotovoltaicos no contamina y es inagotable.

El proceso que sigue después de otorgada la patente es estandarizar el sistema, es decir, establecer de acuerdo con la cantidad de café que se vaya a secar, de qué tamaño debe ser el domo, cuántas lámparas debe tener, el número de paneles requeridos y el tipo de batería que se precisa.

“La intención a partir de la estandarización es buscar apoyo con proyectos de regalías, cooperativas de caficultores, organizaciones, el mismo Comité de Cafeteros, para que pueda llegar al pequeño productor y ello tenga un impacto en el mejoramiento de su calidad de vida”, puntualizó Diego López Cardona.     

Diego López Cardona es ingeniero industrial, especialista en informática y en instrumentación física, magíster en docencia y doctor en ingeniería informática; lleva 27 años vinculado a la Universidad de Manizales y fue el creador de la primera patente que tuvo la Institución, un dispositivo controlador de humedad de secado del café –DHS que se vinculó al programa “Sácale jugo a tu patente” del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (Minciencias) y la Superintendencia de Industria y Comercio – SIC en cooperación con Joinn (Red Colombiana de Oficinas  de Transferencia de Resultados de Investigación.  El dispositivo está en su última fase para iniciar comercialización y fue seleccionado como una como una de las once tecnologías con mayor potencial de impacto de las acompañadas por el Programa de las 292 que se postularon.

BC Noticias

Noticias de Manizales y Caldas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.