ManizalesSalud

Ministerio de Salud entrega recomendaciones por caída de ceniza volcánica

[smartslider3 slider=»2″]

El Ministerio de Salud y Protección Social entregó una guía de protección contra los gases y contaminantes que se producen durante una erupción volcánica, como parte de su plan sectorial para hacer frente a un posible cambio de actividad por la actividad del volcán Nevado del Ruiz.

La Oficina de Gestión Territorial, Emergencias y Desastres del Ministerio de Salud y Protección Social ha llamado a los gobiernos regional y locales a realizar análisis de vulnerabilidad de los componentes de agua potable y saneamiento frente a la amenaza potencial de erupción, así como disponer de los instrumentos necesarios para monitorear las concentraciones ambientales en los territorios afectados.

Estas recomendaciones también se extienden a la población cercana al volcán, instándoles a tomar medidas preventivas y de control para mitigar los efectos secundarios que podrían afectar a la población en general.

Las recomendaciones se dirigen a las autoridades y habitantes de todas las áreas rurales de influencia del volcán Nevado del Ruiz, que incluyen los municipios de Manizales, Villamaría, Chinchiná, Palestina, Neira y Anserma en el departamento de Caldas.

El informe destaca que las principales sustancias emitidas durante una erupción volcánica son vapor de agua, dióxido de azufre, monóxido de carbono, óxido de nitrógeno, hidrocarburos, partículas de roca magmática y cenizas compuestas principalmente por partículas de óxido, como sílice, aluminio y hierro, entre otros. Aunque se enfatiza que la ceniza volcánica puede ejercer sus efectos con una concentración mucho menor, su alcance es mayor en comparación con otros componentes, lo que significa que su impacto será más extenso.

El Ministerio de Salud y Protección Social advierte que la ceniza volcánica puede provocar irritación en las vías respiratorias y en otras mucosas con las que entra en contacto, manifestándose en síntomas como ojos rojos, lagrimeo, dolor de garganta, estornudos y dificultad respiratoria, entre otros.

Según la guía, una clave para actuar correctamente es identificar los olores de los componentes que emana un volcán en erupción. Se describen algunos olores característicos:

  • Ácido sulfhídrico (H2S): olor similar al de aguas termales o comida en descomposición, como huevos podridos.
  • Dióxido de azufre (SO2): olor similar a fuegos artificiales.
  • Fluoruro de hidrógeno y ácido clorhídrico (HF y HCI): olor irritante, fuerte, molesto y acre.
  • Dióxido y monóxido de carbono (CO2 y CO): inodoros y, por lo tanto, particularmente peligrosos.

El informe resalta que la exposición aguda a los gases volcánicos provoca una respuesta irritativa e inflamatoria en las vías respiratorias superiores e inferiores, piel y mucosas, siendo los niños y las personas con enfermedades respiratorias como el asma, la enfermedad pulmonar

Quiere estar informado con BC Noticias? Ingresa a nuestros grupos de WhatsApp y Telegram. 

BC Noticias

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
error: Content is protected !!
Esta página utiliza Cookies    Más información
Privacidad