Más de 11.500 huevos y más de 140 nidos de tortuga caguama del pacífico han sido sembrados

Cada año, en las playas arenosas del Parque Nacional Natural Sanquianga, ubicado en el norte del pacífico nariñense, suben ejemplares de la tortuga caguama del pacífico (Lepidochelys olivacea) para desovar. De esas, en promedio, entre 70 y 140 nidadas son trasladadas a viveros o tortugarios cada temporada, en donde son protegidas de la erosión costera y saqueos por animales domésticos o lugareños, entre otras.

Las playas del PNN Sanquianga, son uno de los lugares más importantes para la reproducción de esta especie en el pacífico suramericano. Desde 1998 hasta 2019, guardaparques y lugareños del área protegida han conseguido trasladar más de 1570 nidadas, salvaguardando más de 140.000 huevos, de los cuales, se han logrado liberar más de 102.000 neonatos a aguas del pacífico colombiano.

En la temporada 2020, entre los meses de agosto a noviembre, gracias a los guardaparques y las comunidades, se han logrado proteger más de 140 nidadas, de las cuales, se han liberado más de 5.600 neonatos de tortuga caguama del pacífico y se esperan liberar más de 10.000 neonatos al final de la temporada, siendo este una de las temporadas más exitosas.

Los excelentes resultado obtenidos para esta temporada, corresponden al esfuerzo de conservación que realizan los guardaparques del área protegida, que cuentan con la colaboración de miembros de las comunidades para la realización de más de 150 recorridos de monitoreo sobre algunas de las playas del PNN Sanquianga. Estos recorridos son importantes para mantener y recuperar poblaciones viables a largo plazo de una especie que está catalogada como Vulnerable (VU) según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Esta especie es fundamental para el ecosistema puesto que constituye una pieza clave en los procesos ecológicos relacionados con el flujo de materia y energía desde ambientes marinos altamente productivos hacia hábitats menos productivos como las playas arenosas. De esta manera, se contribuye al aumento de las poblaciones de plantas y animales de ecosistemas terrestres incluso más allá de las playas arenosas mediante procesos de depredación y reciclaje.

Proceso de anidación y monitoreo

El monitoreo de la tortuga caguama del pacífico al interior del área protegida, consiste en hacer recorridos diarios desde las 5:00 am sobre las playas de Mulatos y Vigía. Durante estos recorridos, que son realizados por entre 2 y 4 personas, se hace búsqueda de rastros de las tortugas sobre la arena los cuales son utilizados para encontrar los nidos. Una vez verificada la existencia de un nido, se cava hasta encontrar los huevos, se sacan del nido con extremo cuidado, se toman medidas de la dimensión del nido, se transportan los huevos en bolsas de tela hasta el tortugario y se realiza una réplica lo más exacta posible del nido original en el cual son depositados los huevos para que en ese lugar, seguro de la erosión y pérdida por saqueo, se lleve a cabo el periodo de incubación.

De cada nido, se cuenta el número de huevos, se mide el ancho de la huella de la madre (rastro), se toman las dimensiones del nido (profundidad), las coordenadas geográficas, la zona de la playa (zona de marea, zona media y zona de vegetación), estado de la marea (quiebra o puja), la fecha de encuentro y la fecha estimada de eclosión, que son alrededor de 45 días una vez puesto los huevos. Esta información, le permite al área protegida detectar cambios en la biología y ecología reproductiva de la tortuga caguama del pacífico que puedan poner en riesgo la continuidad de estas poblaciones en el pacífico colombiano.

Amenazas para su conservación

Actualmente, la principal amenaza para la conservación de esta especie, son los procesos de erosión costera que están sufriendo las playas arenosas del PNN Sanquianga. Esta erosión, ha ocasionado que, actualmente, sea muy poca el área de la playa donde no llegue la marea; por lo tanto, que sea muy poca la playa en donde sea viable la puesta de nidos, puesto que una vez el nido es inundado por el agua salada, el esfuerzo reproductivo de las tortugas es perdido completamente. Debido a esta amenaza, se hace necesaria la reubicación de la gran mayoría de nidos, resaltando los esfuerzo de conservación de los guardaparques del área protegida y de las comunidades.

BC Noticias

Somos un medio digital de noticias de Manizales, Caldas, y Colombia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.