EducaciónManizales

Los muros de la Universidad de Caldas se llenaron de colores

El Campus Bicentenario de la Universidad de Caldas se llenó de color y vida con la primera edición del Festival de Arte Urbano, que se llevó a cabo del 14 al 17 de mayo. Este evento, apoyado institucionalmente, permitió a los estudiantes del programa de Artes Plásticas demostrar su talento a través de murales impactantes bajo el tema de la Floración Cromática.

Los muros y paredes del campus ahora exhiben una serie de murales que reflejan la identidad, los sueños, las preocupaciones sociales y el sentir universitario. Estas obras de arte, realizadas con impecable técnica y vibrante colorido, han transformado el ambiente del campus, brindando un espacio para la reflexión y el asombro a todos sus visitantes.

El recorrido por el Campus Bicentenario revela murales que abordan temáticas diversas, desde la naturaleza y las acciones cotidianas hasta las brechas sociales. Cada pieza invita a una profunda reflexión desde el primer vistazo.

El festival no solo incluyó la creación de murales, sino que también cerró con una serie de eventos culturales. El viernes, la Feria Artesanal Gráfica, las presentaciones musicales de géneros urbanos, la batalla de tags (graffitis) y la pelea musical de gallos atrajeron a numerosos asistentes. Los improvisadores locales sorprendieron con su talento y compartieron sus ideas sobre la vida y la cultura, todo acompañado del tradicional canelazo.

Los muralistas expresaron su satisfacción con el festival. Aunque sus obras no representaron una remuneración económica, la intervención estética y artística del campus significó un compromiso profundo con su espacio académico y comunitario.

Camilo Urrea, conocido como Trazo, realizó un mural que representa a una mujer en analogía con el pavo real.
Venus Lara Castro creó un autorretrato con la inscripción “Las mujeres también pintan murales”.
Daniel Buitrago, con la firma Vacío, enfocó su mural en el concepto del error, mostrando a un niño que siembra lápices.
Andrés, conocido como Reactivo, abordó temas como la ciudad y la lectura.
Jhon Jairo, o Diablo Mestizo, pintó el mural más grande del campus, que muestra a una mujer indígena acompañada de miradas de diversas culturas.
Felipe Casas intervino un muro externo con la imagen de un mapache, destacando la necesidad de protección animal.
Faber, quien perdió su ojo izquierdo en una protesta estudiantil, plasmó su catarsis con la imagen de un águila sosteniendo uno de sus ojos con el pico.
Juan David, conocido como Tea, un egresado que realizó una colaboración importante, presentando dos rostros con colores vibrantes en un gran muro.

BC Noticias

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Esta página utiliza Cookies    Más información
Privacidad