Opinión: La Peatonalización de La 23

Opinión por Christian Pérez

La carrera 23 de la ciudad de Manizales es de los sectores que más recuerdos y añoranzas me produce de mi infancia y adolescencia, con un abundante comercio que sin lugar a dudas es uno de los lugares preferidos de integración y punto de encuentro de miles de manizaleños y visitantes. Recuerdo con gran nostalgia mis salidas los sábados en la tarde con mis padres a comer pasteles Kuky, o la compra de zapatos en los locales comerciales de la 23 y ni que decir de los inconfundibles dedos de queso de la 23, que inclusive algunos se han aventurado a decir que si alguien en Manizales no ha consumido de estos productos, definitivamente no ha transitado por la populosa 23.

Esta vía importante de Manizales ha sido objeto de intensos debates ciudadanos y autoridades de la ciudad, que van desde los permanentes episodios de desalojos y persecución de los vendedores ambulantes que comercian en la 23, muchos de los cuales han quedado registrados en redes sociales, hasta la posibilidad de peatonalizarla definitivamente, para lo cual la Alcaldía de Manizales ha tomado la decisión de realizar de manera provisional una prueba piloto, a fin de observar los resultados del experimento.

En lo personal me declaro partidario de la peatonalización de esta importante vía de la ciudad, haciendo la salvedad desde luego, que mí opinión no vas más allá de la perspectiva de un simple ciudadano de Manizales, que sin ser experto en manejo de espacio público, movilidad o urbanismo, si es permanente usuario de esta vía céntrica del municipio.

La eventual peatonalización de la 23 supone una serie de ventajas y retos que será necesario abordar; empecemos por las ventajas: la primera de ellas es sin lugar a dudas el trato preferencial que se le pasa a dar al peatón, dentro de una cultura de la movilidad imperante en la cual de manera preferencial los privilegios han sido para los vehículos; permitir que este importante corredor se peatonalice es una muestra de la resignificación de la importancia de los peatones en la movilidad de las ciudades; interesante sería promover una peatonalización acompañada de la construcción de una cicloruta en la cual se puedan combinar dos sistemas de movilidad amigables con el medioambiente y además saludables, como los son caminar y montar bicicleta.

Otra característica que resulta interesante de la peatonalización de la 23, tiene que ver con el aporte que esto representaría en el proceso de recuperación del Centro Histórico de la ciudad; la mejor forma de recuperar el espacio público es precisamente promoviendo el uso público del mismo; desde esta perspectiva dentro de este propósito se puede avanzar. Ni que decir adicionalmente de la mayor dinamización comercial del Centro de la ciudad, concretamente de esta emblemática vía de los Manizaleños.

No obstante otras críticas y preocupaciones han surgido de la eventual peatonalización, como es el caso del posible aumento de la inseguridad, en tanto que una mayor afluencia de público en el sector puede incentivar la presencia de “los amigos de lo ajeno” que quisieran hacer de las suyas contra los transeúntes y el comercio localizado en el sector.

Por otro lado se han planteado las preocupaciones acerca del efecto que se puede generar, a partir de la presencia de un mayor número de vendedores informales, lo cual se alienta a partir de las altas cifras de desempleo que aquejan a la ciudad. Estas preocupaciones sin lugar a equivocaciones tienen asidero, sin embargo es deber de la Administración Municipal ante la posible peatonalización de la 23, tener diseñado todo un plan de intervención que garantice el control adecuado del espacio público y la seguridad para los visitantes del sector.

Bienvenida esta iniciativa, que de la mano de adecuadas medidas de control al espacio público, de seguridad, realización permanente de actividades culturales en la 23, la construcción de una cicloruta, pueden ayudar a embellecer y recuperar nuestro Centro Histórico.

bcnoticias23

Somos un portal de noticias de Manizales, Caldas, y Colombia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *