Los humedales de la región son foco de investigación en la UCM

En la Universidad Católica de Manizales (UCM) la investigación cada vez cobra más fuerza, y es que, con 12 grupos y 33 semilleros dedicados a la producción académica, la Institución consolida mejor esta función sustantiva. Uno de los temas a los que más se dedican son los ambientales, los cuales tienen gran importancia en la actualidad, por ello la UCM investiga constantemente a través del Grupo de Investigación en Desarrollos Tecnológicos y Ambientales (GIDTA).

Este grupo es liderado por Gloria Yaneth Flórez Yepes, administradora ambiental y de recursos naturales, magíster en desarrollo sostenible y medio ambiente, y doctora en desarrollo sostenible. Flórez Yepes habló de las investigaciones de este grupo: “desde el 2010 venimos trabajando en la zona alta, de páramo, la zona alta de la cuenca del río Chinchiná. Hemos desarrollado proyectos relacionados con humedales alto andinos”.

Humedales

“Un humedal son todas esas extensiones donde hay agua: lagos, pantanos, lagunas y turberas, entre otros, donde hay cuerpos de agua con espejo o sin espejo. Esta definición es de acuerdo con la Convención de Ramsar” afirmó la líder.

Iniciaron en esa zona reconociendo la importancia de estos ecosistemas, porque albergan una gran cantidad de flora y fauna. Además, son reguladores hídricos, y esta es una de las funciones que cumplen esos ecosistemas.

“Iniciamos con un proyecto de percepción social, que era lo que percibían y como se relacionaban con el ecosistema. En el 2010 para la gente el humedal era un ecosistema improductivo, porque las personas no podían sembrar ni establecer pastos o ganado. Hacían zanjas tipo espina de pesado para secar el humedal” aseguró Gloria Yaneth.

Se determinaron unos lineamientos de uso y conservación de los humedales alto andinos, y se hizo un análisis de los diferentes servicios ecosistémicos que prestan estos humedales, relacionados con toda la flora que hay, plantas medicinales, y también por el servicio de ecoturismo.

Trabajo con la comunidad

“Realizamos un modelamiento de cómo funcionaban los sistemas productivos y cómo la ganadería influía en el deterioro de los humedales. Conocimos qué porcentaje de humedales se estaba perdiendo en esta zona y realizamos un análisis multitemporal con imágenes de satélite” confirmó la docente investigadora.

Después de ese estudio se dieron cuenta que más del 50% de los humedales se habían estado perdiendo en el tiempo. A partir de eso se hizo un proceso de valoración de los humedales, en el que se estableció cuál es la manera de compensar a la comunidad por cuidar los humedales.

“Es un tema de mucha importancia, estamos en un proceso de delimitación de los páramos, entonces debe haber una negociación con la gente, sin desplazarlos. Es cómo hacer sistemas productivos sostenibles y cómo les vamos a compensar la falta de ganadería y papa”.

Con el fin de consolidar procesos de planificación del territorio y de establecer lineamientos de cómo manejar el ecosistema, se está haciendo esa valorización.

Aporte social

“Todo lo que tiene que ver con temas de ahorro de agua y energía influye en la conservación. Desconocemos más el tema los que vivimos en zonas bajas. Es importante

que la gente se sensibilice de dónde llega el agua. Todo mejora cuando las personas toman esa conciencia y conocen el ciclo”.

El grupo de investigación GIDTA planteó un proyecto, para trabajar no solo con los humedales de páramo, sino abordar los bajos, como Cameguadua (Chinchiná), Guarinocito (La Dorada), ya que hay gran diversidad de animales, como tortugas y chigüiros, para hacer una evaluación del sistema de ecoturismo, y ver una posibilidad de sostenibilidad de estos sistemas.

bcnoticias23

Somos un portal de noticias de Manizales, Caldas, y Colombia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.