La Universidad Nacional enseña ciencia en los colegios de Manizales

Estudiantes de instituciones educativas de esta ciudad construyen pluviómetros totalizadores diarios, para medir la lluvia. También cuantifican contaminantes como el dióxido de carbono por medio de un sensor.

Andrea Patricia Cuesta Mosquera, investigadora del grupo de trabajo académico en Ingeniería Hidráulica y Ambiental de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Manizales, explica que estas actividades se realizan en los Clubes de Ciencia Colombia, que tienen lugar en la Universidad de Caldas, con el fin de que cerca de 120 niños y jóvenes de colegios se motiven por hacer ciencia.

“Tras la huella de la contaminación” es el nombre del taller en el que participan 15 estudiantes dirigidos por la investigadora Cuesta, magíster en Ingeniería Química de la U.N., junto con Rocío Ormazábal Rodríguez, magíster en Meteorología y Climatología de la Universidad de Chile.

El evento cuenta con la colaboración de los profesores Beatriz Helena Aristizábal Zuluaga y Fernando Mejía Fernández, del Laboratorio de Hidráulica de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Manizales.

El profesor Mejía, quien explica que un pluviómetro mide la precipitación en un sitio determinado, señala que estos aparatos constan de un embudo con una boca aproximada de 19-20 cm de diámetro, más dos tubos de PVC: uno de seis pulgadas de diámetro y 50 cm de largo, aproximadamente (apoyo del embudo), y otro de dos pulgadas de diámetro y menos de 50 cm de largo, que va dentro del primer tubo y actúa como colector interior del líquido.

El docente Mejía, quien ha diseñado pluviómetros con José Wilmar Aguirre Gómez, operador de este Laboratorio de la U.N., les recomendó a los estudiantes usar en la medición un día meteorológico, que abarca de las 7:00 a. m. hasta la misma hora del día siguiente.

Para saber cuántos milímetros de lluvia cayeron el día anterior se utiliza una regla cuya escala se basa en la relación de los diámetros de la boca del embudo y del interior del tubo colector.

“A partir de esta construcción es fácil comprender cómo se mide la lluvia en milímetros, cuáles cálculos se tienen que hacer y cómo puede afectar el agua determinado lugar”, precisa la investigadora Cuesta Mosquera.

Foto: cortesía Universidad Nacional

Formación en ciencia 

La investigadora y magíster destacó que durante toda esta semana, los 15 participantes han aprendido cómo se genera la contaminación del aire y cómo afecta otros medios del sistema terrestre. Inicialmente reforzaron temas como la atmósfera, hidrósfera, litósfera y biósfera.

Los estudiantes también aprendieron sobre contaminantes atmosféricos, que se miden en esta ciudad desde la Red de Calidad del Aire, la cual forma parte del Sistema Integrado de Monitoreo Ambiental de Caldas (Simac), manejado por la U.N. y la Corporación Autónoma Regional de Caldas (Corpocaldas).

Esos contaminantes son el material particulado –menor a 10 micras y a 2,5 micras– y los gases como el dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno y ozono. “Ellos también conocieron los gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono, el metano y el vapor de agua, entre otros”, puntualiza la investigadora de la U.N.

Concentraciones de C02 

Siguiendo las indicaciones de las investigadoras de este Club, los aprendices- estudiantes miden el dióxido de carbono por medio de un sensor traído desde Chile, para conocer las diversas concentraciones de este gas en diferentes puntos de la Universidad de Caldas.

“Ellos han realizado mediciones en el salón de clase, la cafetería, el Jardín Botánico y la portería del Centro Cultural Universitario Rogelio Salmona. Los resultados se darán a conocer el sábado 23 de junio en la Feria de la Ciencia, que es la exposición de los proyectos de investigación de los seis clubes participantes”, dice la investigadora Ormazábal.

Al mismo tiempo, y por medio de un GPS, se establecen las coordenadas de cada punto respectivo, para saber la concentración promedio de toda la semana y hacer un mapa de contaminación en esta universidad.

La investigadora Cuesta manifestó que los estudiantes también conocieron las variables meteorológicas como temperatura, velocidad del viento, precipitación y radiación solar, que tienen influencia en los contaminantes del aire.

Con esta formación, los niños y jóvenes, entre los 13 y 18 años, se motivan a aprender temas de ciencia, y sobre todo a explorar nuevas realidades que los podrían convertir en los científicos del mañana.

bcnoticias23

Somos un portal de noticias de Manizales, Caldas, y Colombia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *