La Universidad Nacional alerta sobre nivel de lluvias en Manizales

Según John Alexander Pachón Gómez, operador de la red de Sistemas de Alertas Tempranas (SAT) por Deslizamientos, que administra la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Manizales a través de su Instituto de Estudios Ambientales (IDEA), hasta el momento se tiene un acumulado promedio en los últimos 25 días de 158,3 mm, que corresponde a la lluvia registrada en la capital de Caldas durante los últimos 14 días de septiembre y los 11 días que van de octubre.

“Esta información que entrega la Universidad se convierte en la base para que los entes encargados de tomar decisiones, por medio del Consejo Municipal de Gestión del Riesgo, determinen si deben decretar un nivel de alerta por deslizamientos asociado con las precipitaciones”, dijo el operador. 

En este sentido, Fernando Mejía Fernández, investigador del IDEA de la U.N. Sede Manizales, puntualizó que la ciudad cuenta con un sistema de alerta basado en el cálculo del valor de las lluvias acumuladas en los últimos 25 días, que se conoce como “Indicador A25”. “Con base en este indicador se determina el umbral de las alertas tempranas que se pueden decretar en esta ciudad, debido al incremento de las lluvias”, explicó el investigador. 

El profesor Mejía Fernández manifestó que esta segunda temporada de lluvias altas hace que las autoridades locales estén atentas ante cualquier emergencia que se pueda presentar, especialmente por los deslizamientos de las laderas. “Ahora, si el acumulado de precipitaciones sobrepasa los 300 mm, las autoridades locales están en la potestad de declarar la Alerta Naranja, y la Roja en caso de superar los 400 mm”, precisó.

En plan preventivo

Frente a esta situación, las entidades del Consejo Municipal para la Gestión del Riesgo de Desastres implementaron el Plan de Contingencia para la primera y segunda temporada de lluvias de este año. Jairo López Baena, director de la Unidad de Gestión del Riesgo (UGR) de Manizales, precisó que dicho Plan está enfocado en reducir ostensiblemente los efectos que causan las precipitaciones en la ciudad.

“Visitas y monitoreos a laderas, cuencas y microcuencas que atraviesan la ciudad, sobrevuelos con drones, guardianas de las laderas para hacer el mantenimiento preventivo y correctivo a las obras de mitigación, además de las nuevas obras en otros lugares, son algunas de las actividades que se están realizando”, manifestó.

El director de la UGR precisó que en esta zona del país se han atendido emergencias, entre las que se destacan caídas de árboles y desprendimiento de capa vegetal. Además se han presentado inundaciones en diferentes sectores de la ciudad.

Monitoreo permanente 

El profesor Mejía Fernández indicó que la U.N. Sede Manizales opera y mantiene las redes que registran la cantidad de lluvia que cae cada cinco minutos en Manizales y Caldas, gracias a convenios establecidos con Corpocaldas y otras entidades locales y regionales. Con base en este monitoreo se genera un reporte diario, que se entrega a las autoridades para que tomen las medidas requeridas.

 El investigador hizo un paréntesis para precisar que lo ocurrido en la madrugada del 11 de octubre en el barrio Los Andes de Marquetalia (Caldas), cuando 12 personas perdieron la vida por un deslizamiento, se dio por la ocurrencia especial de un evento de lluvia extraordinario que hizo fallar súbitamente una ladera.

 “Uno de los problemas de Marquetalia y otros municipios de Caldas y de la Región Andina colombiana es que se hacen asentamientos urbanos sobre laderas inestables y muy empinadas, con suelos deleznables, lo que implica que permanentemente se esté ante el riesgo de una emergencia”, explicó el profesor.

 En tal sentido, considera que especialmente en Manizales se cuenta con un sistema amplio de protección de laderas, con obras de estabilidad y de manejo de aguas de escorrentía, que ayuda a que la recurrencia de estos fenómenos no sea alta, pese a la topografía y la densidad habitacional de la ciudad.  Sobre el mismo tema, la capital de Caldas está próxima a consolidar un SAT por inundaciones, que servirá para que habitantes cercanos a las quebradas Manizales, El Guamo y Olivares reaccionen con anticipación frente a una lluvia de alta intensidad.

La profesora Jeannette del Carmen Zambrano Nájera, directora del IDEA de la U.N. Sede Manizales, recomienda que en aquellos sitios que han tenido problemas o se han visto amenazados por inundaciones o deslizamientos, las personas no deben esperar a que se presente un evento extremo, sino que se deben alejar, previendo que la precipitación se intensifique o que el nivel de los ríos crezca. 

Recordó que la ciudadanía debe revisar el estado de sus viviendas, especialmente sus cubiertas, para que no se vayan a inundar ante un fuerte aguacero. Además sus sistemas de drenaje tienen que estar funcionando adecuadamente.

bcnoticias23

Somos un portal de noticias de Manizales, Caldas, y Colombia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *