Gobierno Nacional reabre este martes, de manera gradual, vía Bogotá –Villavicencio para vehículos de carga

El Ministerio de Transporte anunció que, a partir de mañana, quedará habilitado el tránsito de vehículos con capacidad de carga igual o superior a 3,4 toneladas en el kilómetro 58 de la vía Bogotá-Villavicencio, afectada por derrumbes.

Según se indicó, luego de tres meses de trabajos continuos en los puntos críticos, especialmente en el kilómetro 58 de la vía que de Bogotá conduce a Villavicencio, el Gobierno Nacional logró recuperar la transitabilidad en este corredor vial estratégico para el país.

Luego de realizar la remoción de más de 225.000 metros cúbicos de material de derrumbe que obstaculizaba el paso de los vehículos en el kilómetro 58, y una vez reducidas las condiciones de riesgo en esta zona de la vía Bogotá–Villavicencio, se ha previsto, por instrucciones del Presidente Iván Duque, realizar una prueba piloto para la apertura gradual de la vía.

En este sentido y como primera medida para restablecer el tráfico normal, se habilitó el paso para vehículos de carga con capacidad igual o superior a 3,4 toneladas, entre las 10:00 de la mañana y las 4:00 de la tarde, todos los días.

“La apertura gradual es algo que hemos analizado y que, luego de socializar el plan de movilidad, se decidió que se levantará la restricción para vehículos de carga pública y privada con un peso igual o superior a 3,4 toneladas. Como lo dijimos en todo momento, nuestra prioridad es la vida de las personas, por encima de la vía. Así lo manifestamos, y es así como lo hemos planteado desde el día uno”, sostuvo el Viceministro de Infraestructura, Manuel Felipe Gutiérrez.

Asimismo, se mantiene la restricción del paso para automóviles (con capacidad menor a 3,4 toneladas), motociclistas, vehículos colectivos de transporte de pasajeros en cualquiera de sus modalidades, y automotores con carga extradimensionada, peatones, ciclistas, vehículos de tracción animal y caballistas.

El miércoles se determinará el paso de vehículos de transporte de pasajeros de categoría C (autobuses). 

Para complementar lo anterior, se han establecido horarios para el paso de vehículos de carga desde los puntos de control, así:

El controlador de tráfico permitirá el paso de los vehículos permitidos debidamente acompañados por la Dirección de Tránsito y Transporte – Policía Nacional, mediante vehículo escolta (encabezando la fila), de acuerdo con los siguientes horarios:

• Peaje Naranjal: a partir de las 9:30 a.m. Sentido Bogotá – Villavicencio.

• Peaje Pipiral: a partir las 9:15 a.m. Sentido Villavicencio – Bogotá.

De igual forma, para garantizar el paso del último vehículo en cada sentido por el kilómetro 58, se deberá realizar el cierre de los peajes en los siguientes horarios:

• Peaje Naranjal: a partir de las 3:30 p.m. Sentido Bogotá – Villavicencio.

• Peaje Pipiral: a partir las 3:15 p.m. Sentido Villavicencio – Bogotá.

El último vehículo que pase, por cada estación de peaje, será la patrulla de la Policía de Tránsito y Transporte, la cual irá detrás del último vehículo de carga en cada sentido.

Continuarán obras en los puntos críticos

De manera simultánea al levantamiento de la restricción para los vehículos de carga de capacidad igual o mayor a 3,4 toneladas, se adelantarán dos grandes obras de carácter provisional en el sitio. 

La primera será la instalación de un sistema de mallas metálicas ancladas en la parte superior de la meseta de Mesa Grande, con el fin de controlar el desprendimiento de rocas y minimizar el riesgo de que estas caigan a la vía.

La segunda es la construcción de un tablestacado de aproximadamente 260 metros de longitud, que consiste en una barrera metálica de 6 metros de altura ubicada sobre la vía, como una estructura de cerramiento metálico en lámina de 2,5 mm de espesor, confinada por medio de dos hileras de tubería de 8 pulgadas de diámetro, espaciados cada 80 cm, complementada con un núcleo de concreto.  

Esta tubería, a su vez, estará empotrada en el terreno por medio de micropilotes de 20 cm de diámetro a una profundidad de 6 metros, los cuales estarán amarrados al conjunto mediante la construcción de una gran viga de concreto reforzado con un espesor de 2,5 m x 1,5 m.

El Viceministro Gutiérrez manifestó que estos trabajos serán complementarios a un efectivo plan de seguridad y protección, que ya existe en la zona. Así mismo, se han implementado mecanismos de monitoreo y alertas tempranas, tales como el radar instalado en frente a la ladera de Mesa Grande en el kilómetro 58, que sirve para detectar movimientos en la ladera con 48 horas de antelación, complementado con el apoyo de vigías y cámaras ubicadas en el radar. 

De la misma manera, con el fin de encauzar el tráfico en la zona del kilómetro 58, se instalarán maletines de concreto y plásticos, además de las señales verticales reglamentarias, preventivas e informativas necesarias en este punto.

Es importante señalar que, para garantizar la seguridad de los usuarios del corredor, en el momento en que se identifiquen algunas de las siguientes condiciones se activará la restricción total del tránsito de vehículos por el mismo: condiciones climáticas adversas, condiciones propias del talud, como presencia de agua infiltrada sobre el talud; agrietamientos en el talud; reportes del radar que indiquen movimiento de la ladera; sismo y cierres de la vía por otros eventos. 

Para estos casos de alerta, de inmediato se dará la orden de restringir el paso de los vehículos autorizados por los peajes Naranjal y Pipiral.

BC Noticias

Somos un portal de noticias de Manizales, Caldas, y Colombia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.